Pareja de Hecho

Básicamente, es la relación sentimental de convivencia entre dos personas de distinto o igual sexo, pero que no se encuentran unidas en matrimonio.

 

La legislación no trata expresamente la convivencia more uxorio, es decir, cuando dos personas viven sin haber contraído matrimonio.

La mayoría de las veces es el ex conviviente que podría haber colaborado en la actividad económica del conviviente o que haya prestado actividad de ama de casa quien recurre al Juez, es decir, quien inicia una acción judicial en confrontación con el conviviente, a fin de obtener un reconocimiento económico de la actividad desarrollada en su favor.

Por consiguiente, no existe a favor del ex conviviente que haya prestado una actividad continuada en la familia de hecho el derecho a la participación de los beneficios o incrementos económicos producidos.

Frecuentemente, además se inicia acciones judiciales tendientes a demostrar que ha habido una relación de trabajo subordinado entre los dos ex convivientes, con el fin de hacerse retribuir la actividad desarrollada.

La jurisprudencia, no obstante, sostiene que también en la convivencia Рasí como en el matrimonio-

Tales prestaciones se efect√ļan a titulo gratuito a causa de la relaci√≥n afectiva que existe entre los dos convivientes, entendiendo que dichas prestaciones no deben ser obligatoriamente retribuidas amenos que se demuestre la existencia de una relaci√≥n normalizada de trabajo subordinado.

Para demostrar que en realidad había una relación de trabajo dependiente, el conyugue debe probar que había un horario de trabajo fijo, que se retribuía por horas y que recibía ordenes del conviviente.

¬† Pero si bien en el derecho com√ļn no hay una regulaci√≥n espec√≠fica para las parejas de hecho, en Catalu√Īa y Arag√≥n, se ha promulgado diversas leyes en virtud de las cuales se otorgan a las personas en situaciones de convivencia de hecho, sean de car√°cter heterosexual u homosexual, efectos jur√≠dicos equiparables a los derivados del matrimonio.

Dichos efectos hacen referente principalmente a la custodia de los hijos , a la adopción, a la pensión compensatoria y a los derechos sucesorios. 

¬†Cuando una pareja de hecho decide poner fin a la relaci√≥n, surge la duda, en la mayor√≠a de los casos, de c√≥mo actuar ya que no se trata ni de un divorcio ni de una separaci√≥n puesto que las partes no est√°n casadas pero existen hijos en com√ļn o bienes adquiridos conjuntamente.

¬†Para ello el procedimiento a seguir ser√≠a similar al establecido para el caso de una separaci√≥n o un divorcio, con la particularidad que cuando las parejas de hecho deciden poner fin a su convivencia, √ļnicamente se tratar√° ante los Juzgados de Familia la regulaci√≥n de las relaciones paterno-filiales, es decir, aquellas existentes entre padres e hijos.

 De esta forma, lo más recomendable es que las partes lleguen a un acuerdo que quedaría plasmado en un convenio regulador que deberá ser aprobado por la autoridad judicial. Para ello habrá que presentar un demanda de establecimiento de medidas paterno filiales de mutuo acuerdo.

En el Convenio Regulador habrá de determinarse la guarda y custodia de los hijos, la pensión de alimentos, régimen 

de visitas, régimen de comunicaciones…

Solamente si no fuera posible alcanzar dicho acuerdo, habrá de acudirse a la vía contenciosa y presentar una demanda requiriendo a la otra parte para que se establezcan las medidas necesarias en relación a los menores habidos en la relación.

¬ŅCu√°ndo existe pareja estable en Catalu√Īa? Requisitos

El artículo 234-1 del CCcat asegura que dos personas (pueden ser hombre o mujer indistintamente) que conviven en una comunidad de vida análoga a la matrimonial se consideran pareja estable en cualquiera de los siguientes casos:

a) ¬†Si la convivencia dura m√°s de dos a√Īos ininterrumpidos.

b) ¬†Si durante la convivencia, tienen un hijo com√ļn.

c) ¬†Si formalizan la relaci√≥n en escritura p√ļblica.

Por tanto, a todas las parejas sentimentales que se encuentren en alguno de estos tres supuestos, les será de aplicación todo lo dispuesto (derechos y obligaciones) en el artículo 234.

Hay que tener en cuenta que en los supuestos B y C no hay un tiempo m√≠nimo exigible de convivencia para adquirir la consideraci√≥n de pareja de hecho. En el primero de los supuestos, mantener una relaci√≥n sentimental con una convivencia superior a 2 a√Īos, para acreditarlo ser√° necesario que ambos miembros de la pareja justifiquen dicha convivencia ininterrumpida (aportando el certificado de empadronamiento en el mismo domicilio).

Tambi√©n es importante que, a pesar de que las tres situaciones expuestas tienen la consideraci√≥n de pareja de hecho, en la pr√°ctica, constituir una pareja de hecho de una u otra forma puede tener una repercusi√≥n distinta. Por ejemplo, para obtener la pensi√≥n de viudedad en caso de muerte de la pareja, no basta con tener un hijo en com√ļn, sino que es necesario tambi√©n otro requisito como es la convivencia inmediata e ininterrumpida no inferior a 5 a√Īos exige la Ley de la Seguridad Social y se acredita o bien ante notario o por su inscripci√≥n en el Registro de Parejas de Hecho.

Le prestaremos un asesoramiento completo, informándole de todos los derechos y obligaciones que le corresponden y aconsejándole cual sería la forma más adecuada de proceder en cada caso.

 

    SOLICITE UNA LLAMADA

    Ubicación:

    Carrer de Valencia 210 (Principal 2¬ļ) Despacho D 4 (esquina calle Aribau) Barcelona C.P. 08011

    Horario:

    Lunes a viernes: 10:00 a 14:00 h. y de 17:00 a 20:00 h.

    Solicite cita al tel. 645 72 97 99